Trucos caseros para limpiar el cestillo de la freidora

Después de un pequeño número de usos, la grasa se acumula y se incrusta tanto en el interior (en la parte de la cesta o de la resistencia) como en el exterior, haciéndola pegajosa, amarillenta y realmente sucia, lo que no inspira a cocinar y no hace apetecible la comida preparada en ella.

Lo peor de estas manchas es que la grasa y el aceite incrustados son muy difíciles de eliminar. Si utilizas un producto incompatible o lo aplicas de forma incorrecta, puedes producir desperfectos en tu freidora. Este artículo está escrito para guiarte y aconsejarte sobre la mejor manera de limpiar la cesta de la freidora en casa.

Trucos caseros para limpiar el cestillo de la freidora

Los productos utilizados para limpiar las freidoras, como los desengrasantes químicos, suelen ser abrasivos y pueden ser muy peligrosos si no se manipulan con guantes, por lo que preferimos dejarlos de lado siempre que sea posible y usar productos naturales como la harina de trigo, el jabón negro, el bicarbonato sódico, la sal gruesa y el vinagre blanco. Sin embargo, si no os funcionan los consejos que vamos a compartir contigo, siempre son una opción.  

1. Harina de trigo

La harina absorbe el agua. Por lo tanto, es el alimento perfecto para limpiar bien la cesta de la freidora. Para ello, primero tienes que sacar el aceite de la freidora cuando aún está frío para evitar quemaduras. Para eliminar el exceso de aceite, extiende una generosa cantidad de harina en el fondo de la freidora y raspa bien los bordes con una cuchara de madera para hacer una masa. Coloca la bola de masa formada por la harina y el exceso de aceite en una bolsa de basura y retira y desecha el resto con papel. Lava la freidora como de costumbre, recordando limpiar cada centímetro de la misma.

2. Jabón negro

El jabón negro, con su excelente poder desengrasante, es muy útil para limpiar las canastas. Pon una pequeña cantidad de jabón negro en una esponja húmeda, frota y luego aclara… Eso es todo.

3. Bicarbonato de sodio

Espolvorea un poco de bicarbonato de sodio en el fondo de la freidora. Déjalo reposar durante al menos 30 minutos. A continuación, límpialo con una esponja y una pequeña cantidad de jabón para platos. Acláralo bien.

4. Cristales de sosa

Después de retirar el aceite, pon 100 g de cristales de sosa en la freidora. Cubre con 100 ml de agua caliente y añadir 100 ml de vinagre blanco. Deja actuar durante 5 minutos, luego seca con una esponja húmeda y aclara bien. Protégete los ojos y utiliza guantes de protección cuando manipules los cristales de sosa. Los cristales de sosa pueden causar irritación en la piel.

¿Dónde puedo encontrar cristales de sosa? Puedes encontrarlos en línea, en herboristerías y en algunos grandes almacenes.

5. Sal gruesa y vinagre blanco

Si usas sal de roca con vinagre blanco, la grasa que se adhiere a tus paredes se disolverá mágicamente. Diluye dos cucharadas de sal gruesa con una taza de vinagre blanco caliente. Viértelo en la freidora y frota suavemente con una esponja.

Deja un comentario