Guía para limpiar el exterior de la freidora en pocos pasos

La suciedad y la grasa también se pueden acumular por fuera de tu freidora, de ahí que tengas que limpiar el exterior de la freidora muy bien, incluso las asas si las tuviera. Para no dañar la apariencia del equipo, es mejor que no utilices productos abrasivos. Lo más recomendado es que uses un paño húmedo con agua, asegurándote que esté bien escurrido para que no entre agua en su interior, y secarlo, a continuación, con papel absorbente o un trapo.

Guía para limpiar el exterior de la freidora en pocos pasos

Cómo se limpia una freidora por el exterior

A continuación te vamos a mostrar los pasos para que dejes reluciente tu freidora por su parte exterior:

  1. Para limpiar el exterior de la freidora puedes emplear una esponja, agua caliente y jabón de lavar platos o algún detergente desengrasante no muy fuerte. No obstante, es muy importante que leas bien las normas del fabricante, puesto que cada freidora es diferente.
  2. Algunas partes pueden mojarse mientras que otras no, por lo que las debes identificar antes de proceder con la limpieza del exterior de la freidora. Como pasa en toda operación de limpieza de electrodomésticos, la seguridad siempre y en todo momento es lo más importante.
  3. Utiliza un paño húmedo muy bien escurrido para eludir que entre agua donde no debe y seca con otro paño o papel absorbente. No emplees artículos abrasivos para no estropear el acabado de tu pequeño electrodoméstico.
  4. Si el exterior también está muy sucio, puedes usar un desengrasante más fuerte como el que sirve para limpiar hornos. Pero siempre y en todo momento verifica primero las normas.
  5. Si limpias la freidora regularmente, la limpieza va a ser mucho más fácil y la freidora va a durar mucho más tiempo.
  6. Recuerda que hasta que no esté todo absolutamente seco no tienes que conectar la freidora y emplearla.

Puedes ver más para saber cómo limpiar una freidora en el siguiente enlace

¿Cómo fregar la tapa de la freidora?

Hay 2 tipos de tapas, extraíbles y fijas, dependiendo de si es una o otra, su limpieza variará:

  1. Si la tapa de tu freidora es extraíble, vas a tener que quitarla y fregarla con agua y jabón. Déjala secar muy bien antes de volver a colocarla.
  2. Si es fija y no pudieras quitarla, no tienes que preocuparte: con la freidora desenchufada, pasa un paño húmedo para sacar la suciedad.

Conclusión final

Limpiar el exterior de la freidora es fácil con una esponja y detergente. Sin embargo, antes de limpiar la freidora, se recomienda leer atentamente las instrucciones, ya que solo algunas de las partes pueden mojarse, por lo que deben detectarse. Además, también es importante seguir las recomendaciones de limpieza del fabricante, que pueden variar según la marca y el modelo.

Entradas relacionadas

Deja un comentario