¿Cuánto consume una freidora sin aceite?

Si está considerando la idea de comprar una freidora de aire caliente, hay algunos detalles que debe tener en cuenta antes de tomar la decisión final. Estos productos son muy populares porque producen alimentos sabrosos con menos grasa que las freidoras tradicionales. Sin embargo, se plantea una nueva cuestión.

Además de mejorar la dieta con menos grasa y parecido sabor, hay que demostrar que las freidoras no sean un problema en el presupuesto familiar.

¿Cuánto consume una freidora sin aceite?

¿ Cuánto consume una freidora sin aceite? Dependiendo del tamaño que elijas, la AirFryer tiene un consumo medio de energía de unos 1.440 W y una capacidad de entre 1,5 y 3,2 litros. En pocas palabras, un horno microondas consume entre 800 y 1.200 W, mientras que un horno convencional puede consumir hasta 5.000 W. Por otro lado, una freidora sin aceite consume un 25% más de electricidad que una freidora eléctrica convencional, pero ahorras mucho más en aceite.

Puede que te ahorres varios litros de aceite en el supermercado, pero estarás enchufando un nuevo aparato de mucho voltaje a la red eléctrica de tu casa. Antes de comprar una freidora de aire caliente, es importante hacer una serie de cálculos para asegurarse de que tu compra tendrá un impacto positivo a largo plazo.

¿Por qué elegir una freidora sin aceite de bajo consumo?

Hay una increíble variedad de marcas y modelos de freidoras sin aceite en el mercado, muchas de las cuales tienen una gran potencia calorífica y accionamiento por aire. Están diseñados para satisfacer las altas exigencias de los consumidores que quieren comer mucho de una vez o en grupos grandes.

Si te preocupa tu factura eléctrica, pero quieres disfrutar de las ventajas de una freidora de aire, puedes elegir una freidora sin aceite que sea eficiente desde el punto de vista energético.

Consumen menos energía que los hornos eléctricos, los microondas y otras freidoras de aire -alrededor de 1,3 kW por hora- y su menor tamaño les permite calentarse más rápidamente.

Para ahorrar dinero, recomendamos los modelos con termostatos o temporizadores de cocción. El primero detiene el calentamiento cuando se alcanza la temperatura ideal, mientras que el segundo garantiza que no se supere el tiempo de cocción.

¿Cómo se calcula el consumo de energía de una freidora sin aceite?

Lo primero que hay que tener en cuenta es la cantidad de electricidad que consume tu freidora. Puedes encontrar esta información en el embalaje, la caja o el manual de instrucciones. Suele expresarse añadiendo una “W” después del número, que deriva de la unidad de “vatios”.

A continuación, hay que determinar el tiempo medio de uso de la freidora. Esto es una aproximación, medida en horas por día. Esto te permitirá estimar el consumo total de un mes y un día.

Para cocinar todas las comidas durante dos horas al día utilizaremos una freidora de bajo consumo y sin aceite, independientemente del fabricante, con una potencia de 1200 W.

  1. Para facilitar los cálculos finales, recomendamos convertir los vatios en kilovatios o “kW” dividiendo por 1.000. Así que, según la freidora del ejemplo: 200W / 1.000 = 1,2kW.
  2. Para calcular el consumo diario, multiplica los kilovatios de electricidad por el número de horas de uso al día: 2kW x 2h/día = 2,4kWh/día.
  3. Ahora multiplica el consumo diario por el número total de días utilizados en el mes para obtener el consumo mensual: 4kWh x 30 = 72kWh.

Por último, tienes que averiguar el coste por kilovatio de tu proveedor de electricidad. De este modo, podrás estimar el coste que necesitas.

Conclusión final

Al igual que otros electrodomésticos, el consumo de una freidora depende de ciertos factores: alimentos utilizados, potencia, frecuencia de uso, tipo de cocción y eficiencia energética.

Las características del modelo son importantes. Si deseas reducir los costos, lo mejor es utilizar una freidora sin aceite de bajo consumo, que está diseñada específicamente para ahorrar energía.

El kilovatio hora cuesta actualmente una media de 0,14 euros/kWh en España, lo que significa que 30 minutos de electricidad le costarán menos de 1 euro. Si lo comparamos con la potencia de un horno de entre 3.000 y 6.000 W, uno de los electrodomésticos más consumidos en un hogar medio, podemos confirmar que el consumo energético no es tan elevado.

Para entender esta comparación, es importante saber cómo funciona cada aparato. Las freidoras de aire caliente deben estar enchufadas en todo momento para mantener una circulación de calor constante y cocinar los alimentos. Un horno, en cambio, utiliza un termostato para alcanzar y mantener la temperatura deseada.

Ambos productos consumen mucha energía, pero se ha demostrado que las freidoras cocinan más rápido que los hornos tradicionales, por lo que tardan menos y consumen menos energía. Además, compara estos costes de electricidad con los de una freidora de aceite, que requiere la compra de muchos litros de aceite por receta.

Entradas relacionadas

Deja un comentario