Cómo limpiar la cubeta y el interior de la freidora

Es indispensable limpiar la freidora regularmente, no solo en su exterior sino también en su interior para que el electrodoméstico funcione mejor y dure más, pero también para proteger nuestra salud. A continuación te damos los pasos para que sepas cómo limpiar la cubeta de la freidora.

Quita el exceso de grasa pegada con una espátula de plástico, vacía el aceite y añade agua caliente con desengrasante, deja reposar durante media hora con la freidora encendida para que no se enfríe, frota con un cepillo, vacía el interior de la freidora y la vuelves a rellenar, en esta ocasión solo con agua. Aclara bien y seca con un trapo.

Cómo limpiar la cubeta y el interior de la freidora

Cómo limpiar el interior de una freidora

Cuando la freidora esté desconectada de la alimentación eléctrica y el aceite ya esté frío, existe un truco de mucha utilidad para limpiar el interior de la freidora. Se trata de utilizar una espátula de plástico para eliminar toda la grasa que se haya quedado adherida en ella. De esta manera no se rayará y la limpieza posterior será mucho más sencilla.

Después de este truco, lo primero que tienes que hacer es sacar el aceite utilizado del interior de la freidora. Para llevarlo a cabo con más facilidad te aconsejamos utilizar un embudo y echar el aceite en un tarro de cristal. De este modo vas a poder conducir la freidora con ambas manos y se derramará menos aceite.

También es una gran idea envolver con papel de periódico o papel absorbente el área donde vayas a efectuar este paso, pues una fuga de aceite puede terminar convirtiéndose en más trabajo al tener que limpiarlo.

Cómo limpiar la resistencia de una freidora

Cuando tengas que limpiar la resistencia o calentador no hay que utilizar agua, ni el lavavajillas. La mejor manera de hacerlo es que la limpies en seco con papel de cocina con toques muy suaves para que no desajustes nada. No se recomienda utilizar paños ni trapos, ya que se ensucian en exceso antes de terminar de limpiar la resistencia y se estropean. Dependiendo del modelo de freidora, se debe sacar el aceite antes o después de sacar la resistencia.

Cómo limpiar la cubeta de la freidora

Estos son los pasos para saber cómo limpiar la cubeta de la freidora:

  1. Una vez hayas vaciado la cubeta de aceite, si quedan migas o restos de comida en el fondo, tienes la posibilidad de usar papel de cocina para retirarlos de una pasada.
  2. Si tienes una freidora de cubeta fija y resistencias que no son desmontables, con la superficie suave de una esponja o una espátula y una pequeña cantidad de jabón para platos, frota las paredes de la cubeta. Aclara la esponja con agua y retira los restos de jabón.
  3. Una vez aclarada la cubeta, la llenas con agua llegando por lo menos al mínimo y conecta la freidora para hacer que el agua hierva dentro. Otra posibilidad es hervir agua con detergente en una olla y luego echarla a la freidora. En cualquiera de los dos casos es necesario dejar que el agua repose por algunos minutos o incluso una hora, hasta que la grasa se desprenda bien.
  4. Lo que no debes hacer jamás es limpiar esta clase de freidoras bajo el grifo, ya que podrías deteriorar el motor.
  5. Después de eso, escurre el agua y deja secar la olla. En cuanto al aceite que has extraído, ¡no te olvides de reciclarlo!
  6. Algunos modelos tienen cubeta desmontable y se puede meter en el lavavajillas. En este caso, sigue las normas del fabricante para que extraigas las resistencias, saca la cubeta, vacía el aceite como en el caso anterior, retira los restos que logre haber en el fondo y ya podrás lavar la cubeta en el fregadero o en el lavavajillas como si de una sartén o cazuela se tratara.

Puedes saber más sobre cómo limpiar una freidora en el siguiente artículo.

Conclusión

El mantenimiento de las freidoras es fundamental para que nuestra cocina esté libre de gérmenes y bacterias. Aunque la freidora parezca un electrodoméstico menor, deberás limpiar su interior cada varios usos para que siga funcionando de forma óptima y tus alimentos tengan el mejor sabor. Además, ahora que ya sabes cómo limpiar la cubeta y el interior de la freidora, ¡todo te parecerá más sencillo!

Entradas relacionadas

Deja un comentario